Autor de la imagen: <a href="https://www.freepik.es/vectores/fondo">Vector de Fondo creado por Patrickss - www.freepik.es</a>

Reconocer y agradecer 
¡La asignatura pendiente en el trabajo!

Parece algo fácil ¿verdad?
Entonces ¿por qué escribir sobre esto?


Lo de Reconocer, dar las gracias y mostrar agradecimiento es algo que parece obvio, y como que no necesita de muchas explicaciones. pero los humanos tenemos la virtud de hacer de un acto sencillo algo complicado.

Y es que hay personas a las que no les cuesta mostrar gratitud o reconocer el esfuerzo del otro, a otras parece que le estén sacando una muela cuando lo hacen. Y también están los que según su cultura pueden tener en cuenta el estatus de la persona que les ha hecho un favor a la hora de mostrar su gratitud como es el caso de los iraníes y los malayos según un estudio

Y es que en un mundo cada vez más interconectado y con quizás tantas nacionalidades en las empresas, tenemos que tener en cuenta las diferencias individuales, porque hasta en nuestra propia cultura, el acto de reconocer y agradecer tiene aspectos ocultos para nosotros que debemos de tener en cuenta.

Así que puede que no esté mal comentar alguna cosa al respecto.

¿Hay diferentes maneras de mostrar gratitud?

Jonathan Tudge, profesor de la Universidad de Carolina del Norte en Greensboro, y quizás el principal experto en diferencias culturales en gratitud. En uno de sus trabajos con niños de 7 a 14 años de Brasil, China, Guatemala, Rusia, Corea del Sur, Turquía y los Estados Unidos agrupó las respuestas de gratitud en tres categorías:

- Gratitud verbal: Diciendo gracias de alguna manera.

- Gratitud concreta: Corresponder con algo que le gusta al niño, como ofrecerle a la persona un caramelo.

- Gratitud conectiva: Corresponder con algo que le gustaría al otorgante de deseos, como amistad o ayuda.

En general, como era de esperar, los niños eran menos propensos a responder con gratitud concreta a medida que crecían. Aun así, los niños en China y Corea del Sur tendían a favorecer la gratitud conectiva, mientras que los niños en los Estados Unidos se inclinaban hacia la gratitud concreta. Los niños en Guatemala, donde es común decir "Gracias a Dios" en el habla cotidiana, tendían particularmente a la gratitud verbal. 

No todos expresamos gratitud de la misma manera

Así pues, los valores culturales, las creencias, la educación, el entorno y como nos hemos criado desempeñan un papel en este aspecto. Y claro eso se refleja en nuestra vida adulta. 

Y de la misma manera no todos vemos el mismo beneficio en practicar el agradecimiento y el reconocimiento. En algunas personas, este hecho puede generar emociones como "endeudamiento", "culpa" o "arrepentimiento" como muestra un estudio con estudiantes japoneses

¿Es importante el acto de agradecer y reconocer?

Para contestar a esta pregunta, voy a mencionar literalmente las palabras escritas por Joan Quintana Forns i Arnoldo Cisternas Chávez en el libro "Relaciones Poderosas": 

"Declarar invisible o inexistente a alguien es una forma de agresión"

y es que para los autores

Reconocer:  "Es compartir con otro la opinión y los afectos que tengo por él o ella. Es ser capaz de
mostrarle y hacerle sentir lo importante que es para mí y cuáles son las cosas que valoro
positivamente y aquellas que creo es necesario mejorar." 

y ¿en las empresas?

Parece que, en las empresas, agradecer o reconocer a alguien su esfuerzo más allá del típico "bonus económico" o "un pequeño comentario" genera muy malas sensaciones. Cómo que se entra en deuda con esa persona o con el equipo. Y quizás hasta con cierto sentido de culpabilidad por parte de ciertos líderes. Con pensamientos tales como: 

- No sea que ahora me pidan cosas y me sienta obligado a aceptarlas.

- A ver si se creerá ahora yo qué sé y me viene exigiendo cosas.

Y entre compañeros o iguales, ocurre un poco lo mismo. Puesto que hemos montado un mundo altamente competitivo, mostrar gratitud a un igual dentro de la empresa que nos ha echado una mano en el momento preciso, cuando parece que lo que deberíamos hacer es competir, nos genera emociones encontradas. 

- "Mira que si ahora me tengo que hacer su amigo". Eso que llama Jonathan Tudge "Gratitud Conectiva" 
 
Es como que contraemos un compromiso extra con aquellos que han hecho un esfuerzo extraordinario, o han tenido un desempeño excepcional, o han tenido una deferencia hacia nosotros en un momento de necesidad.

Y es que no saldar una deuda o sentirnos culpables es un ataque directo a nuestra autoestima que realizamos nosotros mismos. Y aparte nos puede generar cierta vergüenza. Vamos que nos puede generar cierto nivel de angustia. 

Y la estrategia que se suele adoptar, es la de "es que es su trabajo". Es decir, restar importancia a algo, para que así deje de tenerla. Es un mecanismo de defensa típico que usamos para así librarnos del nuestro malestar cognitivo. 

Quizás por esto resulta tan difícil introducir en las empresas una cultura de reconocimiento (lo que se conoce actualmente como "salario emocional") y realizar un agradecimiento más allá de la típica frase corta. 

Martin Seligman en su libro "La auténtica felicidad" lo deja muy claro, "el trabajo significa mucho más que un esfuerzo a cambio de un determinado sueldo".

Si en reiteradas ocasiones, el esfuerzo de las personas no es agradecido ni reconocido, y todos reciben el mismo trato se esfuercen o no:

¿Qué sentido tiene esforzarse un poco más?
¿Qué sentido tiene ayudar a nuestros compañeros o colaborar con ellos?
¿Para qué esforzarse en mantener una relación?

La gratitud y el reconocimiento es una habilidad que fortalece nuestras relaciones.

Y surge cuando prestamos más atención a nuestras relaciones y a todos los regalos que nos traen, con el propósito de trabajar mejor juntos y poder vivir juntos de una manera mucho más satisfactoria. 

Según el estudio de Jonathan Tudge, cuando los niños en los Estados Unidos dicen que su mayor deseo es el bienestar de otra persona, su gratitud tiende a ser menos concreta y centrada en sí misma y más conectiva y promotora de relaciones. Creo firmemente que eso ocurre también en todas partes, no solo en EEUU.

¿Cómo cultivar esta habilidad?

Intenta escribir cartas de gratitud a tus amigos y familiares y por qué no, a compañeros de trabajo. 

¡ La práctica hace al maestro!

696 933 166

jose@fluicidad.com

Mobirise

Coaching Ejecutivo

Mobirise

Socio Fundacional

Mobirise

Sociedad española de Psicología Positiva

Mobirise

Las formaciones pueden estar subvencionadas

Made with ‌

Mobirise